top of page

Apple y su storytelling marketing: Análisis de su evento Time Flies

A todo el mundo le gustan las historias. Desde que nacemos, nos cuentan historias para conciliar el sueño y aprender lecciones de vida. Cada historia tiene una moraleja que después se puede extrapolar a una situación de la vida real. No recuerdo cuántas veces mis padres me explicaron la historia del pastorcillo mentiroso de pequeña, pero eso sí: no olvidaré la lección de no mentir.


Las historias emocionan, consiguen que la gente empatice, enseñan y se recuerdan. ¿Por qué contar algo de forma técnica e informativa cuando se puede explicar a través del storytelling y hacer que la gente lo recuerde?


Actualmente, el storytelling es tendencia tanto en comunicación, como en marketing. Recuerdo a un profesor de la universidad que siempre nos recordaba el poder de las historias para enganchar al lector. Las empresas son conscientes de que las historias permiten llegar a muchas personas y no solo eso: sino que emocionan y crean un efecto en estas. Y es que todos tenemos una historia. Incluso las empresas y los productos.


La competencia entre empresas ahora mismo va más allá de la calidad del producto y el precio. Hay variables intangibles que pasan a primer plano, como la confianza, el posicionamiento, la reputación y la conexión que crean los usuarios con dicha marca. Y por esta razón, el marketing ha cambiado de dirección y ha pasado de centrarse en las calidades del producto y el precio, a contar historias que creen un impacto en los usuarios.


Apple es una de las empresas que mejor uso hace del storytelling, desde mi punto de vista y como experta en comunicación. La gigante tecnológica californiana lleva usando el marketing de historias desde hace años. Lo hace en sus anuncios, en sus presentaciones y en sus redes sociales.




Sin ir más lejos, el pasado martes Apple celebró su evento Time Flies, donde presentaron los nuevos modelos de Apple Watch y iPad. Y mientras que muchos fans de la marca estaban decepcionados tuiteando porque no se dijo nada sobre el nuevo iPhone, yo me quedé enganchada a la pantalla admirando su buena comunicación y su arte para contar historias.


Primero de todo, Tim Cook inició la presentación haciendo alusión a los tiempos difíciles que estamos viviendo debido a la pandemia y destacó lo bien que, como sociedad, nos hemos adaptado a la situación: cambiando la oficina por el teletrabajo, las aulas por una pantalla o las reuniones familiares por videollamadas. Todo a través de fotos e historias concretas donde los productos de la marca han tenido un papel esencial.


El CEO de Apple también remarcó la misión de la compañía: "Desde Apple sentimos una gran responsabilidad de seguir innovando para continuar creando productos que enriquezcan la vida de las personas significativamente. Y hoy nos vamos a centrar en dos productos que juegan un papel muy importante en la vida diaria de las personas: Apple Watch y iPad". Toma, ahí lo tienes. Tim Cook está presentando un reloj y una tablet, pero explica el propósito de cada uno, lo cual aporta un valor más allá de dicho producto.


El Apple Watch objetivamente es otro smartwatch más en el mercado con prestaciones similares a otros competidores y Apple es consciente. Por eso, en vez de centrarse en las prestaciones e insistir que su reloj inteligente es el mejor del mercado, dio paso a otras voces para que contasen su historia y cómo el Apple Watch les ha ayudado a su salud.


Esto es el poder y el arte del storytelling. No te están diciendo que compres el Apple Watch. Ni siquiera que es el mejor reloj del mercado. Han dado voz a personas que explican a través de su historia las ventajas de el producto. De este modo, Apple consigue que en vez de que los usuarios digan "el Apple Watch tiene un sensor para medir los niveles de oxígeno en la sangre", digan "el Apple Watch ha salvado la vida de esta persona".


Siguiendo con la presentación del Apple Watch y, aunque un poco alejado del storytelling emocional, Apple presentó el primer anuncio de Apple Watch Series 6, con un tono gracioso, cercano y donde ponen al usuario en diversas situaciones para destacar las prestaciones del dispositivo.


Y llegó el momento del iPad. Tim Cook empezó diciendo que a él le encanta su iPad – estupendo, ninguna sorpresa siendo el CEO de la marca–. Pero después lo mejoró. Junto con fotos de usuarios, Cook continuó: "El iPad es un dispositivo que nos permite hacer todos cosas significativas. Y ahora, más que nunca, el iPad es más importante: manteniéndonos cerca de aquellos a los que queremos cuando no podemos estar en persona, permitiendo a los alumnos estudiar en remoto, ayudando a la gente a expresarse creativamente, redefiniendo cómo el mundo se comunica". Voilà. Otra vez recurriendo a historias.


Parece ser que Apple sabe aquello que me decía mi profesor de la universidad del "poder de contar historias". Lo hacen en sus presentaciones, comunicaciones, anuncios y redes sociales. Hablan de sus productos más allá del dispositivo en sí. Le dan un valor, le dan emoción. Y la gente se queda con eso.


Al parecer y, según los rumores sobre el iPhone 12, la marca de la manzana no tardará mucho en convocar otra presentación, ya que todo apunta a que lo presentarán el próximo octubre. Yo me adelanto y os invito a que a partir de ahora prestéis atención a la comunicación de esta marca, porque, dejando de lado sus productos, es parte del secreto de su éxito.

Comments


bottom of page